Imagen tomada de BioChile

 

José Rómulo Sosa Ortiz, como era su nombre real, siempre dijo que quien lo enseñó a acoplarse a la industria musical fue Pedro Vargas. Tuvo grandes momentos y glorias al igual que momentos dolorosos como su lucha contra el alcoholismo. Junto con el diagnostico de cancer de pancreas.

Más de cincuenta años de carrera lo avalaron desde que inició tocando la guitarra, dando serenatas y presentándose en centros nocturnos. El nacido en la Ciudad de México vendió más de 120 millones de copias alrededor del mundo.Se fue a sus 71 años de vida.

 

Su hija Marysol recordó a su padre a través de su cuenta de Instagram.
“Acompañando a papá en la grabación de su disco Siempre Contigo, en España, con el gran @pacoceperoficial . Pronto volveremos a remar juntos por la vida. Estoy segura que Jesús tiene grandes planes para ti, papá. Te amo”.

 

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.