Manifestantes lograron evitar que se subiera la tarifa del metro, en Santiago, pero entre sábado y domingo se mantuvo la anarquía.

Además de quemar y dañar la gran mayoría de estaciones del metro, empezaron a quemar edificios, carros particulares, buses y a saquear diferentes locales comerciales, desde comida hasta electrodomésticos. Incluso, en uno de esos saqueos, dos mujeres murieron calcinadas y otra quedó con gravísimas quemaduras en el 75 % de su cuerpo.

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.