El colombiano se acogió a su derecho a no declarar y no quiso contestar a ninguna pregunta durante su declaración, según informó este domingo el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, a través de un comunicado.

El hombre fue sorprendido después de que arrojará el cráneo ensangrentado de una mujer en unos matorrales.

Informaciones de medios locales señalaron que el acusado, que sufriría episodios de esquizofrenia, confesó a los agentes que lo detuvieron la autoría del asesinato porque la víctima supuestamente se había reído de su acento colombiano.

Según se descubrió el hombre vivía de manera ilegal en una casa en la que encontraron fotografías del personaje de cine y literatura Hannibal Lecter, espadas japonesas, cuchillos, elementos para realizar ritos satánicos y brujería.

 

 

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.