En un reporte trimestral entregado por El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y El Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina, se reveló que, entre los meses de enero y marzo del presente año, cerca de 64.000 hectáreas de bosque en toda la Amazonia colombiana han sido deforestadas.

Lamentablemente los parques Sierra de la Macarena, Tinigua y Cordillera de los Picachos han presenciado durante este año como la deforestación ha aumentado entre ellos. Grandes extensiones de bosque han sido taladas con el fin de ganadería, cultivos de coca e incluso algunas más para el sustento diario de campesinos, que no es mucho, pero aporta a la cifra general.

Artículo Recomendado 

¡INSÓLITO! Gobierno sólo habría atendido un 16% de solicitudes de protección a líderes

Las cifras del año 2019 muestran que se perdió 156.722 hectáreas de bosque, sin embargo, para Rodrigo Botero, quien es Director de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible, calcula que la cifra es mayor y la pérdida de bosque puede ser de más de 200.000 hectáreas.

Los departamentos afectados son el Caquetá con 25.064 hectáreas, le sigue el Meta con 24,288 y finalmente se encuentra el Guaviare con 14.417 hectáreas, no obstante, también se están registrando pérdidas forestales en otras zonas como la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía de San Lucas/Bajo Nechí. Si se compara esta cifra con las del mismo trimestre en el año pasado estas aumentan un 83%, pues en el 2019 en ese mismo trimestre solo se reportaron 35.000 hectáreas deforestadas.

Botero considera que el incremento en las deforestaciones se debería que las circunstancias que enfrentamos por el Covid-19, donde se aprovechan de esto e impulsan con mayor fuerza la quema y tala de los bosques.

Puedes seguir a Mundo 7/24 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: Redacción Mundo 7/24,  Anyel Ruiz.