En la historia clínica de Javier Humberto Ordóñez Bermúdez, quien fue asesinado a golpes por dos integrantes de la policía Nacional, se dictamina que «Ingresa paciente sin signos vitales, pupilas plenas y signos de muerte, livideces dorsales, se decreta hora de muerte”, razón por la cual su familia decide esclarecer que el hombre no habría muerto en el hospital como lo declararon las autoridades.

La defensa de la familia de Ordóñez tendría en su posesión un video y 6 fotografías tomadas en el hospital, los cuales usarían como evidencia de que tras los hechos violentos cometidos por los policías (descargas eléctricas y fuertes golpizas) la víctima habría muerto en el CAI de Villa Luz.

Artículo Recomendado 

Asesinan a dos líderes sociales en El castillo, Meta

Los argumentos principales para que se culpen a los involucrados sería la evidencia en el cuerpo de Ordóñez; golpe fuerte en la altura de la sien en el costado derecho de su cabeza, punzada en el hombro derecho, herida en la pierna derecha (por posible esquirla de bala) y hematomas en el cuello, ojo izquierdo y muñecas.

Sin embargo, los familiares afirman que la causa de la muerte fue debido a golpes provocados en la zona abdominal, donde se encuentra el hígado.

Wilder Salazar, amigo de la víctima y testigo del caso, iba en la Van de la policía cuando se desviaron hacia el CAI Villa Luz, donde asegura que los agentes habían llegado a golpear a Javier a pesar de que había otros policías presenciando el hecho.

Salazar ya presentó su denuncia ante la Fiscalía en donde comenta el hecho de que esta siendo víctimas de amenazas por sus declaraciones, en las cuales afirma que alcanzó a llamar a una amiga para que lo recogiera en el CAI, pero al llegar la señalada al lugar el patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos (policía involucrado en el asesinato) negó la presencia del hombre en el lugar.

Momentos después llega Juan David Uribe, el otro amigo de Ordóñez, quien exigió que le dejaran ver a su amigo. Al observar su estado solicitó a la policía que llamaran una ambulancia, pues su apariencia era amarillenta y estaba desgonzado, sin embargo, los policías decidieron llevarlo en la patrulla hasta la clínica.

Por ahora, la familia cree que tiene elementos claves que confirman la manera de suceder los hechos y esperan que se haga justicia.

Puedes seguir a Mundo 7/24 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: Redacción Mundo 7/24,  Anyel Ruiz.