Al igual que el realismo mágico de Gabriel García Márquez, existe mucha ficción en la política colombiana, esa en donde solo basta en ocasiones con un apellido para autonombrarse políticos y tener peso en sus opiniones públicas.

Sin tener que nombrar la ya cuestionada especialización del actual presidente Iván Duque en la Universidad de Harvard , o Enrique Peñalosa alcalde de Bogotá, quien despues de averiguaciones se demostró que no tiene un doctorado en administración pública en Francia, como dice su currículo.

Con estos 4 se engrosa la lista de falsos títulos que rodea la política colombiana y también se empieza a entender porque el sistema no funciona de manera adecuada.

  • John Jairo Cárdenas  quien es el  presidente de la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, se autoproclamó  sociólogo en la página del Congreso y en las demás fuentes de su partido político . Aun así su título de la Universidad del Valle y la de Buenos Aires,es inexistente .

 

  • Carlos Villamizar  siendo congresista tiene registrado en sus páginas un posgrado en Derecho Urbano y Desarrollo Territorial de la universidad de Santander. Título que fue desmentido ya que no finalizó el programa y mucho menos se tituló , aun asi sigue ostentando su posgrado.

 

  • Carlos Alberto Cuenca un representante de Cambio Radical , realmente no tiene título de Maestría en Comunicación Política del Externado, el mismo título académico con el cual fue  inscrito  como candidato.

 

  • Gabriel Santos uno representante de Centro Democrático, también conocido por ser el hijo del embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos, se registraba y conocía por ser  abogado, incluyendo experiencia en el campo de las leyes, pero que en realidad solo es bachiller.

 

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter