El programa de fortalecimiento de la economía tradicional beneficiaría a 200 familias de esa comunidad indígena, pero aproximadamente $1000 millones fueron desviados.

Como parte del Plan Bolsillos de Cristal, el CTI de la Fiscalía, con apoyo del Ejército Nacional, materializó en Riohacha (La Guajira) la orden de captura que pesaba en contra de Javier Rojas Urianalíder de la etnia Wayúu, por presuntos hechos de corrupción que afectaron los recursos públicos, así como la calidad de vida de los pobladores de la comunidad nativa.

La investigación adelantada por un fiscal la Dirección Seccional de La Guajira permitió evidenciar la presunta apropiación de por lo menos $1.000’000.000, de un convenio por $2.223’000.000, celebrado entre la Asociación Shipia Wayúu —cuyo representante es el hoy procesado— y el Incoder (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural), entidad que aportó $1.448’000.000 del total.

El objeto del convenio era realizar el proyecto de desarrollo rural con aplicación de enfoque étnico diferencial a favor de 31 comunidades del pueblo Wayúu, que integran 200 familias organizadas en la Asociación de autoridades tradicionales indígenas Shipia Wayúu, para el fortalecimiento de la economía tradicional en el resguardo de la alta y media Guajira. Sin embargo, además del posible desvío de los recursos, se habrían presentado irregularidades en la ejecución y liquidación del citado convenio.

Por estos hechos, el ente acusador le imputó cargos a Javier Rojas Uriana por los delitos de peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales y falsedad ideológica en documento público.

El juez de control de garantías de Riohacha que conoció el caso avaló los argumentos de la Fiscalía y dictó medida de aseguramiento en centro carcelario contra el investigado.

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: Fiscalía General de la Nación