Las manifestaciones ocurridas en Popayán que dejaron tumbado el monumento de Sebastián Belalcázar, fundador de la ciudad en 1537, ha generado un debate entre los ciudadanos.

Por un lado, hay quienes apoyan a los indígenas quienes muestran de esta manera su indignación por las masacres y asesinatos a líderes sociales y gente de su zona, ya que el gobierno no toma medidas al respecto que aseguren su integridad y aparte de eso hay quienes consideran al conquistador español como un símbolo de sangre y muerte.

Artículo Relacionado 

¿Por qué Derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar, en Popayán?

Por otro lado, se encuentran quienes se indignan ante la destrucción del monumento, como las autoridades quienes desde el mismo día de los hechos ofrecieron la suma de 5 millones para dar con los responsables del hecho.

“Investigación criminal de la Policía Nacional y el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía están identificando a los responsables de ese daño al patrimonio cultural de la ciudad de Popayán, que es un delito”, señaló Jorge Vargas, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional.

Es por eso, que un cuerpo de investigadores de Bogotá se desplaza a la ciudad para apoyar a la Sijín de la capital del Cauca, de esta manera llegar a la recolección de pruebas oportunas y según ellos hacer justicia “alrededor de este daño importante al patrimonio cultural de Colombia”.

Ante la manera de actuar de las autoridades la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca se manifestó; «¡Tendrán que judicializar 2 millones de indígenas! El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de Colombia ¿Con qué autoridad, la inmoral Policía nos amenaza?».

Puedes seguir a Mundo 7/24 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: Redacción Mundo 7/24,  Anyel Ruiz.