Lc 6,20-26: Dichosos los pobres; ¡ay de vosotros, los ricos!.

Avanzar contigo, sentir tu Luz, vivir en tu Presencia, Oh mi Señor, tu Evangelio llega para escudriñar nuestra alma.

Dichosos los pobres, dichoso el pequeño, por que nos miras con ternura, eso quiero vivir mi Jesús, ayúdanos a desprendernos de todas las cosas viejas, de dejar atrás y de descargamos, para recibir lo nuevo, tu Reino de amor. Tu invitación es dejar que nuestro espíritu humano se renueve y así tener un espíritu humilde para comunicarme con tu Espíritu Divino.

Gracias mi Señor por un día más, por vivir y entender que todo lo que soy y tengo es fruto de tu amor.

Bienaventurados tus hijos que te ofrecemos un espíritu pobre por que de ellos es el Reino de Dios. Amén

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.