“No impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos”

Mi Señor despertar y dar gracias, gracias Padre por este día, por vivir intensamente en tu amor, enamorada vivo, caminar en tu Presencia, sentir tu calidez y tu arrullo.

Hoy comprendo, cuando niña te buscaba en la iglesia corríamos felices a cantar, aún sin comprender aún la belleza de tu amor, inocentes caminábamos, sin mirar y sentir angustias, solo felicidad en el corazón.

Hoy nos invitas ha actuar como niños y acercarnos a Ti, humildad, inocencia, confianza, tranquilos, felices.

La más importante la humildad, ella nos mueve a servir a los demás, el servicio con humildad nos lleva a la recompensa de mi Señor, su amor, su paz, su Misericordia.

Hoy mi Dios, divinidad del alma, en el silencio me entrego a ti, la escena es perfecta, como niña llego, abres tus brazos para recibirme y con tu arrullo me dices: No temas, aquí estoy, no te he abandonado, a tu derecha voy y te llevare por el sendero de la vida, Alegría siempre en tu corazón. No te angusties.

Gracias mi Señor, quiero amarte más y más y no me cansaré de decirte con la pequeñez de mi alma te entrego mi amor. Amén

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.