Mt 25,1-13: Que llega el esposo, salid a recibirlo.
Aquí y ahora

Mi amado Jesús, un día, un amanecer, es hoy, para decirte gracias, viviré este día, como si fuera el único, hoy.

Tu Palabra me da vida, me da la fuerza para levantarme, para empezar en tu nombre Señor, todo lo dejo en tus manos, aquí vivo.

Cómo olvidarme Señor de tus ojos, cuando me miran, dándome el ánimo para seguir, ¿cómo Señor? Eres mi manantial, eres mi vida y yo soy tuya, feliz de despertar y buscarte, eres mi tesoro.

Llegas tocas la puerta, corro a tu encuentro, preparada estoy, es hoy, eres mi promesa, confiada estoy, te añoro, Esperanza mía.

Tus promesas siempre se cumplen, nos amas, nos tomas de la mano para seguir.

Velad porque no sabes el día ni la hora, Mi Señor, que tu Espíritu toque el Espíritu que has dejado en mi y estar preparada siempre para tu encuentro.

Oremos: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu Voluntad…. Amén

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.