El suceso ocurrió en Kings Beach, estado de California (EE. UU.), y aunque el animal nunca se mostró agresivo, los dueños del auto no dejaron de sentir miedo.

 

 

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.