En entrevista con el periódico New York Post, la mujer, que ahora tiene 30 años, aseguró que la iglesia “fue muy acogedora” y por eso decidió seguir todas sus reglas, incluyendo la del celibato hasta el matrimonio.

Addie agregó al medio que, además del problema sexual, la comunidad mormona la alejó de su “propia identidad”, pues no tenía la libertad de ejercer sus 3 pasiones: cantar, bailar y actuar.

La mujer dejó de asistir a la iglesia en 2017 y un año después se fue a California (EE. UU.) para convertirse en actriz, indicó el New York Post y añadió que como Addie no pudo conseguir trabajo (ni siquiera como mesera), ella se dedicó a ser bailarina exótica.

De acuerdo con el diario, de esa manera fue que la mujer empezó a relacionarse con personas dedicadas a la industria de la pornografía, y fue así como ella consiguió ser actriz en películas para adultos.

El medio señaló que a Addie le va muy bien en ese mundo e, incluso, hace poco fue nombrada ‘Mascota del mes’ por la revista Penthouse.

 

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.