Imagen fuente: https://www.eluniverso.com

La cantante estadounidense anunció el pasado 16 de noviembre que ya empezó con la regrabación de sus antiguas canciones, tras haber adquirido un fondo de inversión que le permitió obtener  los derechos de sus seis primeros álbumes por un valor estimado de 300 millones de dólares.

A lo largo de la historia, Taylor Swift ha tenido varios inconvenientes en su carrera musical por los derechos de sus canciones, esta sería la segunda ocasión donde sus producciones son objeto de una transacción comercial fuera del control de la artista, quien el año pasado vio cómo los empresarios Scooter Braun y Scott Borchetta se hacían con todas su grabaciones maestras al comprar su antigua discográfica, Big Machine Label, en la que estuvo con contrato entre 2005 y 2018.

Artículo recomendado

La insdustria musical le da la espalda a Donald Trump

Aunque, ella posee los derechos de las letras que ella escribió, no cuenta con los derechos de las grabaciones, es decir, el audio de estas mismas, es por eso que  ya avanzó en verano que pensaba volver a grabar sus seis primeros álbumes, algo en lo que ya está inmersa.

«Hace unas semanas mi equipo recibió una carta de una compañía de capital privado llamada Shamrock Holdings informándonos de que habían comprado el 100 por ciento de mi música, videos y carátulas», confirmó Swift en sus redes sociales.

Este fondo de inversión es ajeno a la industria musical, sin embargo, compró el paquete a los mismos empresarios que adquirieron en 2019 el antiguo sello en el que Swift comenzó su carrera y que fue la casa de la cantante hasta que en 2018 fichó con Universal Music, después de varios desencuentros en las negociaciones de un nuevo contrato.

Puedes seguir a Mundo 7/24 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: Redacción Mundo 7/24,  Andrés Ordoñez