Con un juego contundente siendo el equipo que más anotaciones consiguió en el torneo (26), la Selección de Estados Unidos se coronó campeona mundial por cuarta vez, segunda consecutiva.

Francia 2019 fue un torneo marcado por el buen juego, espíritu de lucha, esfuerzo, compromiso y una gran asistencia de público a los encuentros, confirmando que el fútbol femenino es también un buen negocio.

En la final los seleccionados de Estados Unidos y Países bajos se vieron las caras, el primer tiempo fue trabado, mostrando que ninguno de los equipos estaba dispuesto a regalar nada.

En el segundo tiempo se abrió el marcador de penalti, una falta cometida a Alex Morgan, en la que el arbitro consulto el VAR y decreto la pena máxima, que fue convertida por la experimentada Megan Rapinoe.

En el minuto 70, Rose Lavelle convirtió el segundo gol, asegurando el campeonato para el conjunto norteamericano.

Un torneo espectacular que termina dejando como campeón a un conjunto que demostró ser el mejor en el campo de juego, y a Megan Rapinoe como la ganadora de la Bota de Oro con 6 anotaciones y elegida el Balón de Oro del mundial.

Puedes seguir a Mundo 724 en Facebook y Twitter, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Foto: Tomada de Twitter @alroker